La disfagia en personas mayores

La disfagia en personas mayores

Comparte este artículo si te ha gustado

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Sumario de contenido

La disfagia en el anciano es un trastorno muy frecuente en esta población, la disfagia es la dificultad para deglutir o tragar que tiene una persona, es un trastorno grave, frecuente y bastante desconocido.

A quién afecta

La disfagia afecta a más del 50% de los mayores institucionalizados en residencias geriatricas con patologías neurodegenerativas o cerebrovasculares, a un 35% de personas que padecen parkinson, y un 45% de enfermos de alzheimer. También es uno de los síntomas principales en la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), aunque también es cierto, que hay ancianos que estando sanos pueden padecerla.

Consecuencias de la disfaga

Las  consecuencias de la disfagia son nocivas para la salud y la calidad de vida del paciente que la padece, ya que pueden derivar en desnutrición, deshidratación  o incluso neumonía espirativa si parte del alimento pasa a las vías respiratorias.

En el caso del alzheimer , para no optar por la alimentación enteral por sonda o peg ,  ya que no mejora la supervivencia, la nutrición, la calidad de vida o el riesgo de aspiración de estos pacientes y causa sufrimiento. Se asocia al incremento de medidas de restricción y aun mayor riesgo de padecer ulceras por presión.

En el Parkinson, la disfagia puede darse en fases avanzadas, pero es muy importante abordarla cuanto antes para evitar pérdidas de peso y desnutrición. Se aconsejan medidas de dieta blanda, utilización de espesantes para los líquidos y recurrir a la logopedia .Ésta juega un papel muy importante en estos pacientes y es muy recomendable para prevenir y favorecer que la deglución mejore.

La disfagia es un síntoma muy frecuente en la ELA, por lo que el tratamiento nutricional en estos pacientes va enfocado a combatir esta problemática. La dieta oral con textura  modificada, la nutrición enteral y parental son recurrentes con el fin de que estas personas puedan consumir los nutrientes necesarios para evitar la pérdida de peso y la desnutricón.

Por todo ello es imprescindible un diagnóstico precoz de la disfagia, mediante métodos clínicos y/o instrumentales y que este diagnóstico lleve siempre implícito un tratamiento y una rehabilitación.

También te puede gustar

Las 10 enfermedades más comunes en la vejez
El blog de la tercera Edad

la edad de oro en la tercera edad

¿Cuándo entramos realmente en la edad de oro? Según las estadísticas a partir de los 60, edad que en la actualidad una persona en nuestra

Andadores para ancianos más recomendables
El blog de la tercera Edad

Ayudas técnicas para personas mayores

Las ayudas técnicas para  personas mayores son dispositivos que facilitan la realización de tareas que una persona por si sola no puede hacer cuando tiene

El blog de la tercera Edad

Pasos para elegir residencia de mayores

Elegir la Residencia Montesalud para nuestros mayores es un buen acierto, ya que en un Centro preparado para prestar atención personalizado a las personas mayores,

La fractura de cadera en el anciano
El blog de la tercera Edad

la fractura de cadera en el anciano

La fractura de cadera en el anciano son las más frecuentes y son las que van  a plantear un conjunto de problemas  que en gran