¿Qué es la artritis y cómo afecta a los mayores?

Que es la artritis y cómo afecta a los mayores

Comparte este artículo si te ha gustado

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Sumario de contenido

A menudo escuchamos que muchos mayores padecen artritis sin saber concretamente en qué consiste. La artritis es la hinchazón y la sensibilidad de las articulaciones. Sus síntomas pasan por el dolor, rigidez, dificultad para mover una articulación y empeoran con la edad.

Se trata de un proceso por el que el cartílago, tejido que recubre los extremos de los huesos, se rompe. Ese cartílago evita que los huesos entren en contacto, además de amortiguar la presión que los golpes ejercen sobre ella, pero con la artritis, va desapareciendo.

Existen más de cien tipos de artritis y enfermedades asociadas en las que se incluyen las que afectan mayormente a los huesos, músculos, articulaciones y tejidos. Al contrario de lo que se piensa, la artritis puede afectar a personas de cualquier edad. Sin embargo, la artritis puede ser pasajera y desaparecer al tratarse el proceso patológico; de lo contrario, se convierte en una enfermedad crónica.

Tipos de artritis

Como explicamos, existen más de cien tipos, pero hay algunas más comunes:

Artritis reumatoide: Es una de las formas más frecuente y se da de la misma manera, con una inflamación de los cartílagos y la membrana sinovial alrededor de las uniones de los huesos. Es una enfermedad autoinmune: se producen autoanticuerpos contra el propio organismo. Suele afectar comúnmente a las articulaciones de las manos y los pies, con deformación de las regiones afectadas y pérdida de movilidad.

Artritis juvenil: Es una variante de la artritis reumatoide, y está provocada por fenómenos en el sistema inmunitario. Es frecuente y puede afectar a cualquier articulación.· · Gota y pseudogota: Aunque no lo parezca, es otro tipo de artritis, artritis por microcristales.

Osteoartritis: Es la conocida como artrosis. No es en sí una artritis, puesto que está provocada por fenómenos degenerativos en la articulación y no por inflamación de la misma.

Síndrome de Reiter: Se trata de un tipo de artritis, reactiva, dentro de las reumáticas. Algunas de sus manifestaciones clínicas son la inflamación de la uretra, conjuntivitis y artritis en sí.

Tratamientos de la artritis

El primer paso para un tratamiento adecuado de la artritis es su diagnóstico a través de diferentes pruebas que puede ser desde análisis líquido hasta diagnóstico por imágenes: radiografía, tomografía, resonancia, ecografía.

El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y mejorar el funcionamiento de las articulaciones: a menor dolor articular, mejor funcionamiento. El complicado ajustar las dosis de medicación y se suelen necesitar varias combinaciones hasta encontrar con lo que mejor funciona a cada paciente.

Normalmente se utilizan varios tipos de medicamentos para tratar la artritis, desde analgésicos para contrarrestar el dolor hasta antiinflamatorios para rebajar la

inflamación, pasando por contrairritantes , costicosteroides o medicamentos antirreumáticos.

La fisioterapia es a veces útil, solo para ciertos tipos de artritis; los ejercicios pueden mejorar la amplitud de movimiento, fortalecer músculos y contribuir a ese mejor funcionamiento de las articulaciones. Solo cuando el resto de medidas no surten efecto, el paciente se somete a cirugía para reparar la articulación, reemplazarla o fusionarla.

En Centro de Mayores Montesalud velamos porque los pacientes de artritis y enfermedades derivadas conserven la mejor calidad de vida, con todos los servicios para que su atención sea prioritaria.

También te puede gustar

Andadores para ancianos más recomendables
El blog de la tercera Edad

Andadores para ancianos más recomendables

Cada vez son más visibles en nuestro a día a día porque dan seguridad, equilibrio y autonomía. Estos aparatos , son un punto de apoyo

Ventajas de la hidroterapia en personas mayores
El blog de la tercera Edad

Ventajas de la hidroterapia en personas mayores

La hidroterapia es el uso del agua con fines terapéuticos. Al realizarse en un medio acuático, la gravedad disminuye. facilita y contribuye a mejorar la